Inicio
Jue, 05/09/2019 - 10:33
joan
Contents

    Las mejores rutas para hacer en bici en otoño

    Las mejores rutas para hacer en bici en otoño

    A no ser que viajemos a latitudes extremas en las que el clima muestra su faceta más severa, ya sea por frío o por calor, cualquier época del año es apta para ir en bici. Hay una estación, sin embargo, que prácticamente todos aquellos que hacen bici asiduamente consideran la mejor. Sí, hablamos de nuestro querido otoño, y, aprovechando que estamos a las puertas, os vamos a aconsejar unas cuantas rutas cuya belleza llega a su máximo esplendor en esta estación.

    Se dice que el verano es para las bicicletas. Y, ojo, ¡estamos muy de acuerdo! Pero no es lo mismo desplazarse que viajar en bici. En verano, aprovechamos las bondades del tiempo para unir pedaleando tramos para los que en invierno nos serviríamos del coche. Pero el calor puede dejar de ser un aliado en salidas largas, en las que evitar las horas más expuestas al sol y las temperaturas extremas es, a veces, inevitable. Por eso, para viajar en bici, las estaciones templadas -el otoño y la primavera-, son las mejores, ya que no hay horarios que evitar.

    Si entre estas dos épocas la preferida para ir en bici suele ser el otoño es, seguramente, porque la naturaleza despliega una belleza sin igual. A los fascinantes colores del cielo en los atardeceres de otoño no hay ojos que se acostumbren. Tampoco a las magníficas gamas de colores cálidos con las que se visten los bosques. Existen unas rutas que ponen especialmente en valor esta belleza, bien porque se desarrollan en su mayor parte por una naturaleza caduca tan policromática en otoño, bien porque la temperatura acompaña a lo largo de todo el día, o bien porque el turismo ha bajado y, lugares que en agosto estaban masificados, vuelven a ser auténticos y tranquilos. Os hemos clasificado aquí las que consideramos las mejores rutas que hacer en otoño. Veréis que os costará decidiros -todas son fantásticas-, ¡pero no dudéis demasiado porque las últimas salidas son a finales de octubre!

    LA RUTA DE BOLZANO A VENECIA EN BICI

    Bolzano, Verona, Vicenza, Padua y, sobre todo, Venecia son de esas ciudades que nada tienen que ver en verano con el resto del año. Son bellas siempre -Venecia es el arte hecho ciudad-, pero su lado más auténtico sale a relucir cuando el turismo les deja aire a sus venerados espacios arquitectónicos. Esta ruta nos lleva desde el Tirol hasta la llanura padana, permitiéndonos disfrutar de una naturaleza de lo más variopinta, desde las oscuras coníferas alpinas hasta las palmeras, adelfas, olivos y rojas vides que bañan las orillas del lago de Garda. Llegados a Venecia tocará aparcar las bicis y disfrutar de la ciudad a pie o en góndola: no están permitidas las bicis en el casco antiguo, y, aunque lo estuvieran, las calles estrechas, pontezuelos y escaleras harían la visita de lo más incómoda. ¡Más vale disfrutarla a ritmo lento!

    LA RUTA POR LA PROVENZA EN OTOÑO

    La región más mediterránea de nuestro país vecino es de un encanto sobrecogedor. Tiene historia, tiene arte, tiene cultura y tiene una gastronomía que da ganas de quedarse a vivir. Van Gogh, Gauguin, Picasso, Matisse y Chagall no podían estar equivocados: se enamoraron, todos ellos sin excepción, de la luz de la Provenza. ¿Y cuándo es más bella esa luz? Por supuesto: en otoño. Seguramente también sucumbieron a la belleza de los flamencos rosas sobrevuelan los cielos de la Camarga mientras que los caballos blancos, típicos de la zona, pastan relajados. Es esta una ruta apta para todos los niveles, incluso para los noveles en esto de viajar en bici, porque es muy llana y no tiene dificultad técnica. El clima temperado de la zona es un punto más a favor de completar esta ruta en otoño.

    LA RUTA ESMERALDA POR ESLOVENIA

    Las llanuras pantanosas que rodean la capital eslovena fueron otrora un gran lago que se secó dejando tras de sí un paisaje de lo mas pintoresco y rico en flora y fauna. Los rodean los magníficos Alpes Julianos, que le deben su nombre a Julio César, que los consideró una posición estratégica importantísima. Este es el punto de partida de nuestra ruta, que une Ljublajana, una de las capitales europeas más hermosas, con el mar Adriático, ya valdría el viaje. Pero tiene mucho más: pedaleando hacia el adriático disfrutaréis de bosques caducos, de ríos y de lagos que, especialmente en otoño, os harán sentir como dentro de un cuento de hadas.

    LA RUTA POR CROACIA EN BICI Y EN BARCO

    Las aguas tibias de las islas Dálmatas no se enfriarán hasta prácticamente entrado el invierno. Sus playas de arena blanca parecen en otoño de nuevo vírgenes, porque incluso en verano han estado preservadas. Esta ruta no es técnicamente de las más fáciles, transcurre por zonas bastante montañosas, pero el esfuerzo vale mucho la pena. Además, añadimos a nuestra ruta la facilidad de dormir siempre en el mismo barco, lo que os evitará hacer y deshacer las maletas cada día. Contrastan con la tranquilidad de una naturaleza inmaculada algunas de las ciudades más espectaculares del país, como Dubrovnik, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, o pequeños pueblos de pescadores como Racisce. Un ruta de lo más auténtica y que lo tiene todo.

    Os lo dije: elegir no es nada fácil, ¿verdad? 😉

    Nos vemos por el mundo y nos leemos en el blog.

    By joan
    Añadir nuevo comentario