Inicio
Jue, 22/08/2019 - 10:16
Rebeca
Contents

    Viajar en bici con calor: con Biciland, no es problema

    Ir en bici con calor: con Biciland no es problema

    Cuando el Astro Rey nos golpea sin piedad, en época estival, es habitual que se recomiende no hacer deporte durante las horas de más calurosas del día. Pero cuando se decide hacer un viaje en bicicleta, esto a veces no es posible y, otras veces, simplemente, ¡nos apetece seguir pedaleando! Por eso en Biciland gestionamos nuestras rutas de forma que se minimice el impacto de la alta temperatura en el viajero y, además, os dejamos unas consideraciones a tener en cuenta antes de iniciarla. Con nosotros, ir en bici cuando hace calor, ¡no será un problema!

    LOS IMPRESCINDIBLES

    Cuando elegís hacer una travesía en bici con Biciland, elegís hacerlo de forma ligera, porque nosotros nos encargamos de llevar las maletas del inicio al final de cada etapa. Por ello, podréis utilizar las alforjas que os proponemos en nuestras bicis, o una pequeña mochila si decidís venir con la vuestra, sólo para el equipamiento que necesitareis durante la ruta. ¡Así que no escatiméis en preventivos para el calor y el efecto del sol!: cargad con más agua de la que creáis necesaria (alguna bebida isotónica complementaria es una buena opción) y no olvidéis la crema solar de alta protección.

    En lo que al agua se refiere, debéis tener en cuenta que la sed es un síntoma tardío, es decir, que sentimos sed cuando la deshidratación en nuestro organismo es demasiado significativa. Para evitar esto, es recomendable ir bebiendo poca cantidad, pero muy a menudo mientras dura la ruta, sin dar al cuerpo la posibilidad de sentir sed. Y respecto a la crema solar, nunca caigáis en el engaño de no usarla porque cuando vais en bici no hace calor (por ejemplo, en cotas altas, o si hacéis una ruta por el norte de Europa), porque la quemadura solar estará entonces asegurada.

    LA ROPA ADECUADA PARA IR EN BICI CUANDO HACE CALOR

    Aunque la ropa técnica transpirable específica no resulta en ocasiones barata, os aseguramos que será una inversión que garantizará vuestra comodidad durante cualquier ruta o travesía. Los calcetines convencionales, las camisetas de algodón o un bañador pueden acabar siendo realmente incómodos con el paso de los kilómetros. A veces, cuando hace mucho calor, es tentador ir en bici sin camiseta o incluso con chanclas (aunque éstas sean cerradas), pero tanto por los efectos del sol como por la posibilidad de una caída, estos hábitos son totalmente desaconsejables. Es mejor optar por un maillot de cremallera entera que podamos abrir bastante en los momentos de más calor.

    El casco y las gafas de sol son complementos imprescindibles. A veces apetece quitarse el casco en grandes subidas, pero no sucumbáis a la tentación: no neglijáis vuestra seguridad, aunque la velocidad sea lenta, ¡os podríais hacer daño igual! Además, los cascos modernos cada vez son más ligeros y están mejor ventilados, no hay excusas. Respecto a las gafas de sol, no sólo nos protegerán de los rayos UV, sino que también son excelentes para proteger los ojos del viento, o de los insectos, que en verano abundan.

    Tened en cuenta también la geografía de la ruta, porque, cada 100 metros que ascendemos, la temperatura desciende en 0.6ºC. Además, en cotas altas el viento puede incrementar la sensación térmica de frío, por ello, aunque hayáis empezado a pedalear cuando hacía calor, podríais acabar necesitando un chaleco o cortavientos, especialmente de cara a la bajada.

    LA RUTA A MEDIDA

    Antes de elegir una ruta para hacer en bici cuando hace calor, tenemos que ser razonables y comprender que, probablemente, no vamos a poder mantener el mismo ritmo que en un día más fresco. Por eso, si viajáis entre junio y agosto, es mejor “tirar corto” a la hora de elegir los kilómetros que vais a hacer en cada etapa. En Biciland proponemos varias versiones para una misma ruta, es decir, que cortaremos las etapas antes o después para que podáis elegir los kilómetros diarios que más os convengan. Por ejemplo, la ruta del Danubio de Passau a Viena la podéis hacer desde en 6 hasta en 10 días, adaptándola así a vuestras posibilidades. ¿Que al final la temperatura acompaña y termináis la etapa antes de lo previsto? ¡Pues más tiempo tendréis para disfrutar de la oferta cultural y de ocio del lugar en el que vayáis a trasnochar, que siempre procuramos que sea un rincón de gran belleza e interés!

    También existe otra opción que se está convirtiendo en la favorita de la mayoría: optar por una bici eléctrica en lugar de una convencional. Una bici eléctrica os ayudará a minimizar el esfuerzo y, por tanto, los efectos nocivos del calor, mientras disfrutáis de todas las ventajas de viajar sobre ruedas. Biciland ofrecemos la opción del alquiler de bici eléctrica en todas nuestras rutas.

    Ya veis que, siguiendo unas pequeñas consideraciones y una planificación adecuada, ir en bici cuando hace calor no será ningún problema, hagáis la ruta que hagáis. Además, ¡un verano sin bicis no sería un verano!

    Nos vemos por el mundo y nos leemos en el blog.

     

    By Rebeca
    Añadir nuevo comentario