Inicio
Lun, 05/02/2024 - 12:11
vadmin

La costa azul de Francia. Descúbrela en bicicleta

Índice de contenidos
    bicicleta costa blava

    Nuestro reto de este 2024 es hacerles descubrir nuevos rincones para ir en bicicleta, y esta semana queremos hablarles de la Costa Azul (o Riviera Francesa), en Francia. Está situada en la parte oriental del Mediterráneo francés, entre la frontera de Italia y Francia, cerca de Niza y el Principado de Mónaco, y el pueblo de Cassis, a pocos km de Marsella. Son unos 300 km de costa muy variada, con amplias playas y calas escondidas, así como pueblos encantadores y ciudades más grandes, como Niza o Tolón.

    En este artículo le informaremos sobre los puntos más interesantes de esta costa, cuándo hay que visitarla, y cómo puede disfrutarse al máximo con nuestro vehículo preferido: la bicicleta.

    Si desde el principio tienes muy claro que quieres viajar a la costa azul, te dejamos con nuestra ruta, con todas las ventajas habituales de Biciland:

    Ruta por la costa Azul en bici

    Cuando visitar la Costa Azul

    La mejor época para visitar la Costa de Azur es de abril a octubre. Es decir, de mediados de primavera a inicios de otoño, cuando la temperatura es perfecta para vuelta fuera, y no hace ni frío ni calor. Aparte de que la Costa Azul está a una altitud más elevada que la península, también recibe la brisa mediterránea, que atempera el clima. En los meses de verano de mayor calor, los máximos de temperatura media no alcanza los 30°. Así, te aseguras unas vacaciones con las que evitarás el calor y las temperaturas extremas. Al mismo tiempo, la temperatura del agua es bastante elevada, ya que hablamos del Mediterráneo, e ir en estos meses de verano nada impide que puedas pararte en alguna cala o playa mientras vas en bicicleta y disfrutar de un buen refresco.

    sant pau

    Porque visitarla en bicicleta

    Francia es un país con grandes rutas ciclistas, las cuales son seguramente las más icónicas de toda Europa: Los Castillos del Ródano, Alsacia, la Borgoña, el canal del Midi, Normandía, la Provenza… Y la Costa Azul es una región más a añadir en esta lista, porque sus características y sus atractivos encajan perfectamente con la práctica del cicloturismo. Una topografía plana y con pocos desniveles (excepto algunas colinas cerca de la costa en ciertas zonas) hacen que los caminos estén totalmente preparados y accesibles para cualquier ciclista, más allá de su forma física. Encima, los caminos se encuentran totalmente habilitados para las bicicletas, sin tener que sufrir por los coches. Como hemos dicho antes, la temperatura templada de la región también hace que montar en bicicleta sea mucho más agradable, sin sufrir por el calor ni cansarte más de la cuenta.

    La ciudad más grande de la Costa Azul es Niza, con unos 350.000 habitantes, no siendo una gran ciudad. Esto hace que, vayas por caminos entre la naturaleza o zonas totalmente urbanas, nunca te agobiará el tráfico y el ruido que se genera en las grandes ciudades.

    Los puntos más interesantes de la Costa Azul

    La Costa Azul puede disfrutarse de muchas maneras, y en muchos lugares, aquí os diremos unos cuantos, pero es algo que nos quedaremos cortos. La mayoría de estos lugares, eso sí, destacan por sus privilegiadas vistas al mar y su belleza, con un ambiente distendido y muy agradable para estar tanto en familia, pareja o amigos.

    Saint-Tropez

    Saint-Tropez es conocido mundialmente por el glamour que se le adjudica y las calas y rincones de una belleza excepcional que se encuentran en sus alrededores. Lo que fue un pueblo pesquero desde sus inicios hasta mediados del s. XX, ahora es uno de los municipios más exclusivos para vivir y donde puede apreciarse el alarde en las calles más inverosímiles. También verá clubes exclusivos, restaurantes de alta categoría… ¡Pero no se preocupe! Hay opciones para todos los bolsillos. Una vez esté, no se pierda el puerto antiguo, la Place aux Herbes o la Playa de Pampelonne. Hay que tener cuidado en algunas de sus calles estrechas si va en bicicleta, pero se puede circular muy bien, en general.

    saint-tropez

    Canes

    Todos conocemos el Festival de Cannes: clase, modernidad, glamour, sofisticación… La ciudad de Cannes tiene un carácter similar a su festival, y junto con las comodidades que ofrece estando frente al mar, Cannes es fantástica para explorarla en bicicleta. El lujo, además, como Saint-Tropez, tampoco es escaso en estos lugares. Si quiere una prueba, solo tiene que pasar por el paseo de La Croisette.

    cannes

    Pero tampoco hay que preocuparse por el precio de las cosas, porque también las hay para todos los bolsillos. El mercado de Forville es un buen ejemplo, ya que podrás encontrar, dentro de 3000 metros cuadrados, cientos de productos frescos franceses distintos.

    Isla Porquerolles

    Uno de los rincones más maravillosos y "exóticos" del mundo se encuentra, extrañamente, en Francia. En 1912, esta isla fue comprada por un magnate francés por un millón de francos. Construyó alguna hectárea de viñedos y una magnífica masía, especialmente para su mujer. Porquerolles es una isla de siete km de largo por dos y medio de ancho, y desde los años 70 está prohibido construir en ella. O sea que ya te lo puedes imaginar; ¡el paisaje es espectacular!

    bici porquerolles

    Niza

    Niza es la ciudad más grande de toda la Costa Azul y una de las ciudades más importantes de Occitania. Aparte de su importancia histórica y económica, se trata de una ciudad con mucho carácter. Tienen, por ejemplo, su propia lengua, el de Niza. Y aunque ha perdido a muchos hablantes en los últimos siglos, siguen habiendo ciudadanos que lo utilizan.

    nica

    Cuando se llega a la ciudad, lo primero que hay que visitar es la Niza Vieja, su casco antiguo. Los Jardines de Alberto I, la Plaza Massena, la Fontana du Soleil o, incluso, la Ópera de Niza, son otros signos de una ciudad señorial con mucha clase, y que no puedes dejar de lado si la quieres disfrutar en toda su plenitud.

    Antibes y Cabo de Antibes

    A tan solo 20 km de Niza se encuentra Antibes, una ciudad mundialmente reconocida por la belleza de su casco antiguo y las icónicas postales de las olas chocando contra los diques medievales del pueblo. Primeramente, fue un punto comercial que evolucionó a una ciudad romana y de 1384 a 1608, fue un feudo de la familia Grimaldi. Desde los inicios de su historia, muchos conflictos han tomado parte en este pueblo, lo que se explica por su proximidad a muchos reinos antiguos diferentes y al ser un punto estratégico tanto por tierra como por mar. En el casco antiguo de la ciudad, es casi obligado visitar la casa Grimaldi, un palacio donde dentro se encuentra el Museo Picasso, que vivió allí durante 1946.

    antibes

    Cerca está el Cabo de Antibes, que con su forma única y escarpada es un lugar donde vale mucho la pena pasear o montar en bicicleta.

    Saint-Paul-de-Vence

    A diferencia de la mayoría de sitios que tenemos en esta lista, Saint-Paul-de-Vence no es un pueblo abierto al mar, sino que se encuentra 4 km tierra adentro. Visto desde fuera, ya se observa que es un típico pueblo medieval: sobre una colina, con murallas y un campanario que domina el resto de edificios. Es un pueblo inmaculado que atrae a muchos visitantes; un símil local muy acertado sería el pueblo de Rupit. Los colores, la decoración de las casas y calles, las flores, las vistas del mar más allá… Todo conforma un ambiente que supera cualquier expectativa. Aunque hay varios desniveles, yendo en bicicleta podrá disfrutar de todos los monumentos y experiencias que el pueblo ofrece de una manera única y divertida.

    saint-paul-vence

    Bormes-les-Mimosas

    Bormes-les-Mimosas, a menos de 40 km litoral abajo de Saint-Tropez, es una población que no llega a los 8.000 habitantes, pero que presenta unas características ideales para pasar unos días de gran tranquilidad, sea en bicicleta o sin ella. Sus casitas, en una vertiente donde tejados y árboles se mezclan, es de una belleza especial. Esto viene acompañado de unas playas de arena blanca y agua cristalina que convierten toda la zona en una especie de paraíso en la tierra. Como curiosidad, el pueblo fue lugar de nacimiento de Hipólito Bouchard, uno de los generales más importantes para la consecución de la independencia de Argentina. Para conmemorarlo, la Fiesta Mayor del pueblo es, pues, el 9 de julio, el propio Día de la independencia de Argentina.

    bormes-les-mimosas

    Hyères

    Entre Tolón y Bormes-les-Mimosas, hacia el final de la Costa Azul, se encuentra Hyères. Es una ciudad muy interesante por todas las posibilidades que ofrece su entorno, sobre todo por el cicloturismo. Entre sus aguas termales y el parque nacional de Port-Cros, se cuentan con muchos kilómetros de caminos por recorrer y ver fabulosos paisajes y balnearios perfectos para descansar. También debemos hacer mención a las muchas playas e isletas que hay alrededor, que proporcionan espacios perfectos para realizar actividades acuáticas muy divertidas, como ir en canoa, pádel surf, snorkeling

    hyeres

     

    En la Costa Azul hay muchos sitios a destacar, aquí solo os hemos mostrado un porcentaje muy pequeño de todo lo que puede encontrarse. Esperamos que este artículo te haya hecho entrar ganas de explorar la costa Azul en bicicleta. Tanto si dudas en ir como si lo tienes muy claro, te recomendamos que eches un vistazo a esta ruta en bicicleta:

    Ruta en bicicleta por la Costa Azul

    By vadmin
    Añadir nuevo comentario
    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    Inicio